Abogado de Desa dice que no se han investigado otras amenazas contra Cáceres

Madrid, 4 oct (EFE).- El abogado de la empresa hondureña Desa, Robert Amsterdam, afirmó hoy que la asesinada ambientalista Berta Cáceres había recibido amenazas de muerte creíbles que no se han investigado mientras que el caso judicial se ha centrado en esa compañía, contra la que hay “cero pruebas”.

Amsterdam, fundador de una firma legal con sede en Washington y Londres, señaló en declaraciones a Efe que el día del asesinato de Cáceres, un periodista declaró que había hablado con la líder ambientalista y que “ella estaba preocupada por una amenaza que había recibido de una compañía minera”.

El abogado mencionó también una “cinta” con una grabación sobre un presunto plan para asesinarla, en el que estaría implicado el alcalde de una localidad, un caso que “todo Honduras lo sabe, pero nadie hace nada”, según señaló.

Cáceres fue asesinada a tiros en marzo de 2016, y su familia denunció la falta de protección del Estado hondureño a pesar de que desde 2009 gozaba de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la multitud de amenazas que recibía.

Amsterdam subrayó que Cáceres -que tenía 44 años cuando fue asesinada-, tenía contacto regular con Desarrollos Eléctricos Sociedad Anónima (Desa) de cara a una reforma del discutido proyecto hidroeléctrico hondureño de Agua Zarca (oeste), al que la ambientalista se oponía, un rechazo que según la acusación originó su asesinato.

Según dijo a Efe el abogado, la empresa había señalado a Cáceres su disposición a reformar totalmente ese proyecto, incluso con la eliminación de la presa prevista inicialmente, por lo que no tenía “absolutamente ningún motivo” para asesinar a la líder ambientalista.

Además, recalca que la investigación tiene “graves deficiencias”, a pesar de lo cual en septiembre comenzó el juicio por el asesinato contra nueve acusados (entre ellos el gerente de Desa, Sergio Ramón Rodríguez), si bien fue suspendido el mismo día de su inicio por la presentación de cinco recursos de amparo y una recusación contra el tribunal de sentencia.

El abogado cree que el proceso se reanudará “en las próximas dos semanas” y expresó su temor porque, según considera, no se está respetando el principio de presunción de inocencia y se ha planteado un caso de asesinato “sin casi pruebas”, al menos contra el gerente de Desa.

“Es importante luchar contra la impunidad”, más aún en un país en el que los campesinos “han sido víctimas” durante mucho tiempo, “pero no se puede derrotar a la impunidad a través de la ruptura del estado de Derecho”, insistió.

El abogado criticó el actual papel del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), del que Cáceres era cofundadora y dirigente, y retó a las organizaciones no gubernamentales (ONG) extranjeras para que investiguen lo que denomina sus métodos “violentos” en la zona.

“No estamos atacando” a las ONG, dijo el abogado, a la vez que se refirió el trabajo “pro bono” de su firma legal con ONG en casos políticos por todo el mundo y que ello le valió a su entidad un galardón en 2013. EFE