España ha negado la entrada a al menos 4000 hondureños desde 2009.

El gobierno de España ha denegado el ingreso de unos 4.000 hondureños desde los puestos fronterizos de sus aeropuertos en los últimos diez años, según un informe obtenido de forma exclusiva por EL HERALDO.

Específicamente, la Policía Nacional emitió 4.005 reportes de rechazo de entrada contra ciudadanos de Honduras entre 2009 y julio del 2018, indica el informe remitido vía una solicitud de información pública.

Todo apunta a que este año cerrará con un incremento de hondureños que regresaron al país tras no pasar el control migratorio de España, puesto que en los primeros siete meses se emitieron 432 denegaciones, la misma cantidad que en todo 2017.

En el reporte se contabilizan las denegaciones por terminal aérea, sexo, edad y motivo. La mayoría de retornos exprés ocurrieron en el Aeropuerto de Barajas de Madrid y afectaron por lo general a mujeres y jóvenes entre 20 y 29 años.

Es difícil afirmar si España ha intensificado su control migratorio en los aeropuertos en los últimos años, porque la gráfica histórica muestra un comportamiento muy irregular entre períodos. El pico de rechazos ocurrió en 2011, con casi 600 hondureños que no pasaron de la terminal.

Se prevé que este 2018 aumente de forma significativa con respecto al 2017, porque falta sumar los datos de agosto, septiembre y octubre, así como la temporada alta de noviembre y diciembre. Según el padrón, en España residen unos 75,000 hondureños.

Nueve de cada 10 hondureños cuya entrada fue negada hicieron escala final en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid. Muy por debajo en números está la terminal El Prat en Barcelona y el punto de Málaga apenas reporta un caso en los últimos diez años.

Hay que recalcar que estos datos no significan de forma absoluta que la terminal madrileña tiene un control migratorio más estricto y la catalana más flexible, ya que falta analizar el porcentaje de cuántas personas no ingresan versus las que sí entran, pero los datos no están disponibles.

Además, hay viajeros que prefieren hacer el control de aduana en París y luego se desplazan vía aérea a Barcelona, por lo que se pierde un rastro que permitiría confirmar si hay alguna diferencia en los mecanismos de revisión.

Aunque en abril del 2017 se habilitaron los vueltos directos entre Honduras y España, a través de la ruta San Pedro Sula-Madrid de Air Europa, el Aeropuerto de Barajas siempre muestra todos los años números de denegaciones muy por encima de El Prat.

Cuando se dio marcha a la ruta San Pedro Sula-Madrid, varios viajeros hondureños se quejaron que retornaron tras no pasar la inspección migratoria por falta de información y perdieron el dinero del boleto. En efecto, volar sin la documentación requerida es el principal motivo para negar la entrada. No basta con el pasaporte.

Nueve de cada 10 casos fue por esa razón: carecer de la documentación adecuada que justificara el motivo y las condiciones relativas a la estancia. Además de pasaporte o visado en vigor, España pide a las personas que llegan por motivos turísticos una reserva de hotel o una carta de invitación, confirmación de un viaje organizado y billete de vuelta.

La persona también debe acreditar los medios económicos que justifiquen su estancia. La cantidad mínima a acreditar es de 73.59 euros por persona y día, con un mínimo de 661.50 euros o su equivalente legal en moneda extranjera, según el portal de Relaciones Exteriores de España.

Otros motivos son la falta de un pasaporte o visado válido, permanecer durante más de 90 días en territorio de la Unión Europea, portar documentos falsos o estar inscrito como no admisible en un registro especial.

En números brutos, los más afectados por las denegaciones de entrada son las mujeres y los jóvenes, aunque hay que aclarar que estos datos comprenden del período del 2016 a julio del 2018. No hay información anterior al respecto.

Tres de cada cuatro personas que hicieron el retorno inmediato fueron mujeres. Tampoco se pueden sacar conclusiones definitivas, pero esta relación es similar a la distribución de hondureños por sexo en España (75% féminas versus 25% hombres).

Con respecto a la edad, los más afectados han sido los que tienen de 20 a 29 años, un dato que calza con la tendencia a que a España llega población cada vez más joven. A 119 niños y adolescentes (de 0 a 19 años) se les negó la entrada en los últimos tres años.

El Heraldo