La tasa de inflación está la baja desde hace diez años

“El Banco Central de Honduras (BCH) ha logrado mantener baja la inflación desde hace unos diez años, ya que la tasa no ha llegado ni al seis por ciento, consideró el presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Julio Raudales.

De esta manera, el directivo economista sugirió que se deben diferenciar dos elementos: En primer lugar el índice inflacionario es la velocidad en que los precios se mueven.

El Banco Central – como lo hace todos los años – al inicio de cada período elabora su programa monetario en el cual se establecen metas sobre la forma en que se van a desenvolver estas variables de corto plazo, una de ellas es la inflación y la otra el tipo de cambio, precisó.

En el caso de la inflación, el Banco Central estableció un techo máximo del 4.5 por ciento para el movimiento de los precios y eso al mes de junio pasado se ha movido a la tasa prevista por la entidad, declaró.

“Eso en general no debería ser un mayor problema, pues el tema fundamental aquí es lo caro que está la canasta básica en el país”, señaló.

Es decir que los altos precios de los productos que consumen los hondureños y eso sí es preocupante porque el ingreso de los hondureños no ha sido suficiente para comprar la canasta.

A INICIO DEL SIGLO

“Aunque los precios no están creciendo a una velocidad tan alta, pues el cuatro o cinco por ciento de inflación no es elevado, si lo comparamos con las tasas que teníamos a principio de este siglo -año 2000 ó 2001- que eran del 12 ó 15 por ciento”, explicó el experto.

“En este momento, el Banco Central ha logrado controlar la tasa de inflación, ya que desde hace unos diez años para acá no tenemos una inflación arriba del seis o el siete por ciento. Incluso no llegamos a una inflación mayor de un digito”, destacó.

Sin embargo -indicó- el problema es el costo de los productos, que es inalcanzable para la mayoría de la población porque los ingresos son muy bajos.

Eso explica la incomodidad de la gente, por un lado, y el nivel de pobreza que se registra en el país, según Raudales.

Así, sugirió que lo que se debe hacer es combatir este problema relacionado con los altos precios de la canasta básica y eso solo se puede lograr incrementando los ingresos de la población con la apertura de más fuentes de empleo.

A nivel regional, en el tema de la inflación los que priman son los elementos de oferta, por lo que existe la impresión que una gran cantidad de productos de la canasta básica se concentran en los departamentos del centro y sur oriente.

De manera que en las grandes ciudades los precios de los productos son un poco más bajos, eso explica que existan esas diferencias a nivel regional, concluyó.”

Este artículo pareció originalmente en La Tribuna